top of page
Publicar: Blog2 Post
  • Foto del escritorGraciela Segovia

Habló la madre de las hermanas Gorosito

Graciela, en una entrevista con la periodista Alicia Bueno, contó que sucedió el día viernes 15. Sufrió la pérdida de sus dos hijas, Pamela y Ramona victimas de femicidio



Graciela, la madre, relató que hace 6 meses que Pamela estaba separado de "Javier Broy". Afirmó que su hija intentaba alejarse porque le trataba mal y no vivía tranquila con él.

El estaba trastornado de la mente porque no lo quería recibir más, dijo

Pamela se fue a vivir a Salta en la casa de su hermana porque no quería saber nada de Javier. Según afirma la madre varias veces hizo la denuncia su hija pero "siempre decía que ya lo iban a buscar pero hasta ahora nada".


Graciela contó que el viernes 15 el femicida merodeaba el lugar del hecho y estaba armado "parece que él lo tenia planeado todo. A las 5 de la tarde había ido a mi casa a buscarla con un chico en moto y dijo "Donde está Pamela" y mi marido le respondió no sé porque no sé donde esta ella. Salió", aseguró la madre.


Detalló además que Javier se va con otro muchacho en la moto y se van. Cuenta que la hija le llama por teléfono para decirle que fue a la casa de su abuela, "entró y agarró a la abuela del brazo, le torció los dedos y le quería sacar para afuera", explicó.


La vecina llamó a la policía pero el ya se había ido. Siempre viene tarde, cuando ya paso todo.

Mis hijas fueron a la Comisaria a hacer la denuncia y allá le pedían papeles de los chicos, Ramona luego le llama y le pregunta si está todavía Javier. "Le digo que sí , está afuera y armado. Que ya venga la policía", respondió.

El femicida le hablaba a Graciela para que hablarán y ella se negó. Le dijo " vos le hiciste daño a mi hija, le trataste mal a mi hija", y él insistía que se acerque. Luego le llama a su marido y habla con Javier de lejos, con el portón cerrado, mientras las chicas hacían la denuncia".


Yo llamo al móvil desde mi casa, le dije que estaba y se va por el fondo de la casa pero no, resulta que se fue caminando por el yuyo, en el frente de mi casa a esperarla.

Graciela salió a buscar a sus hijas dónde estaban -por la zona de los Chinos-. Entonces junto con su esposo salieron a buscarlas. Sin embargo, la madre enfatiza que el femicida nunca se fue.

Él esperó, tenia ese presentimiento que estaba escondido, yo le digo a mi marido parece que él esta ahí pero mi marido me dice no, habrá visto el móvil y se fue.

Llegábamos en el puente, de San Miguel, y en eso me paró y escuchaba unos gritos fuertes, los perros ladraban. Le digo a mi marido la "Pame", volvámonos. Ellas nos dejaron a los nietos para que llevemos a la casa de mi mamá", relató.


Ante esa situación Ramona, salió corriendo con el marido de su mamá pero "ella se cansó a mitad del camino y se quedó. Entonces mi marido decía volvete para tu mamá y ella parece que le fue siguiendo igual. Mi marido corría,... ,cuando iba en la otra esquina, él lo cruzó a Javier pero parece que no lo reconoció porque sino le metía un tiro ahí también", afirmó Graciela.


Ante el hecho de no poder auxiliarla Graciela se culpabilizó por no decirle que vaya a la casa de su vecina hasta que ellos regresarán. "Ella se quedó sola" y el femicida la vio porque estaba escondido en el frente de la casa.


Graciela contó además que Javier "me apuntó en la frente y me decía que me quería matar, porque no le quería perdonar . Yo no tuve miedo agarré el fierro de la escopeta y empezaron a forcejear". El repetía "que me quería matar".

De pronto, bajó la escopeta, sacó los cartuchos y lo puso en su bolso, y se iba caminando. Pero al mirar que Graciela estaba con el celular, le pegó la mano con un fierro y le quitó el celular para que no llamara a nadie.

Me pegó con el caño de la escopeta y me tiró, perdí el sentido, me caí en el suelo.

Desvanecida por el golpe Graciela vio que el femicida se fue corriendo y le advirtió "vaya a ver a sus hijas como las deje ahí".




0 comentarios

Comentários


bottom of page